Descubre las 6 características de un buen traductor y comprueba que conocer “muy bien” los idiomas del y al que se traduce no es suficiente.

 

¿Sabes cuáles son las características de un buen traductor? Para entender la diferencia entre los buenos traductores y los traductores promedio, basta pensar en aquellas traducciones que nos permiten entender la idea, pero que suenan forzadas, poco naturales y hasta erróneas. (En los subtítulos de la nueva película de Woody Allen, Un día lluvioso en Nueva York, tradujeron scoop como “probadita”, pero en el contexto de la cinta quiere decir “primicia”).

En ICO nos dedicamos a hacer contenidos y, de un tiempo para acá, estos han implicado también la traducción de cursos y materiales de marketing de las mejores universidades. Después de haber editado más de un millón de palabras traducidas, llegamos a la conclusión de que el traductor ideal es aquel que entrega piezas que parecen haber sido escritas originalmente en el idioma al que se está traduciendo. Para lograr semejante tarea, en ICO trabajamos solo con aquellos colaboradores que cuentan con las siguientes características:

1. Hablante nativo

Si hay que traducir algo al español, la lengua materna del traductor debe ser el español. Si hay que traducir al portugués, la lengua materna del traductor debe ser el portugués… Y así sucesivamente. ¿Por qué? Porque dominar una lengua en los niveles más sutiles no es tarea fácil, y conocer bien un idioma (competence) no necesariamente implica escribir bien en ese idioma (performance).

2. Buen escritor

Un buen traductor debe escribir MUY, MUY, pero MUY bien. Para entregar un trabajo de calidad, el traductor debe dominar la lengua escrita, es decir, no cometer errores ortográficos ni de redacción, pues todos sabemos que una coma mal puesta puede cambiar todo el sentido de una frase.

3. Tener criterio editorial

En ICO esta es la característica que más nos interesa. El criterio editorial es el que permite lograr que el documento traducido parezca haber sido escrito originalmente en el idioma al que se tradujo.

Las traducciones literales o automáticas tienen la particularidad de generar textos que no se leen con naturalidad y se sienten “extranjeros”. Además, cuando el texto traducido se consumirá en diferentes países de América Latina, el traductor debe evitar expresiones que solo se entienden en su país.

4. Culto

Tener cultura es un requisito casi para cualquier trabajo. En el caso de la traducción, la cultura cobra vital importancia para entender el contexto de donde proviene el documento traducido. Sin esta comprensión, la traducción no logrará ser lo suficientemente precisa.

5. Organizado

El trabajo de un traductor depende enormemente de una estructura mental organizada que le permita concentrarse para poder decir en otro idioma lo que pasó por la mente de alguien en otro punto del planeta. Además, por lo general los cronogramas de traducción tienen fechas de entrega apretadas, así que alguien que no cuenta con una metodología de trabajo estructurada, probablemente no entregará a tiempo.

6. Buen investigador

Traducir implica investigar. No es nada más poner en español una palabra que viene en inglés. En ocasiones, ciertos términos tienen ya una traducción establecida que es importante respetar y, para eso, hay que investigar. Además, es vital respetar la jerga del tema del documento; por ejemplo, si se trata de una traducción sobre machine learning, hay que tomar en cuenta que el término se queda en inglés porque así se utiliza dentro del mundo de la informática.

Un buen traductor sabe qué fuentes consultar y no se deja llevar por el primer resultado que arroja Google. Para temas de traducción en sí, Linguee y WordReference son dos pestañas que estarán siempre abiertas en el navegador de aquellos traductores que quieran hacer muy bien su trabajo.

¿Necesitas traducir piezas para fortalecer tu estrategia de contenidos? En ICO te podemos ayudar; mándanos un correo a atencionaclientes@icoimagen.com.mx

Facebook Comments

Laura Mier

Author Laura Mier

Editora, creativa especialista en guionismo para televisión y adicta a las historias en todas sus presentaciones.

More posts by Laura Mier