Puede ser un calendario de amor… o de terror. Lo importante es no olvidar fechas importantes para el cliente. Mejor aún: ayudarle a establecer fechas relevantes para implementar una estrategia de contenidos robusta.

En la entrega previa –3 errores comunes al crear una estrategia de contenidos– puntualizamos algunas ideas:

1) El cliente le llama a todo “notas”, aún cuando un texto puede presentarse como una entrevista pregunta-respuesta, un listicle, un divertido quiz, una infografía, una crónica o incluso un pequeño reportaje, con diversas fuentes.

2) No todas las imágenes le sirven a nuestro cliente. Nuestro consejo: debe parecer que cada imagen fue tomada en exclusiva para ese cliente.

3) Los videos, aunque ninguneados, deben presupuestarse, así sea en su modalidad más simple.

También puntualizamos que un calendario editorial o “parrilla de contenidos” debe considerar una “sofisticación por etapas”, donde los formatos y el abanico de géneros periodísticos aumentan de forma paulatina. Dicho esto, ¡manos a la obra!

¿Cuántos calendarios considerar?

La respuesta simple diría: “El que el cliente nos dé”. Una mejor respuesta sería “Los que sean necesarios”. Un par de ejemplos serán tremendamente útiles.

Cliente 1: Universidad privada, financieramente accesible, enfocada a carreras Sociales, Humanidades y Económico-Administrativas.

¿Qué calendarios se deben considerar (y empalmar en uno solo)?

  • Escolar de la institución y calendario escolar de la SEP.
  • Profesiones (Día del Abogado, Día del Comunicólogo, Día del Contador…)
  • Días Mundiales e Internacionales de la ONU (21 de mayo: Día Mundial de la Diversidad Cultural para el Diálogo y el Desarrollo…)
  • Fechas importantes en un año en particular (¿Habrá elecciones federales o estatales? ¿Toca Juegos Olímpicos o Mundial?)
  • Otras instituciones educativas (para conocer fechas de publicación de resultados o publicación de convocatorias)

¿Para qué queremos tanto calendario? Porque una universidad tiene diversos públicos por atender. Supongamos que esta universidad desea captar a los estudiantes que no alcanzaron un lugar en las instituciones públicas. Ergo, deberá estar atenta para lanzar –en el momento adecuado– información que resulte pertinente para este público: becas, oportunidades para cumplir su sueño…

Como anticipamos, no solo los prospectos son su público. Así, el Día del Contador puede enviar una felicitación a través de sus canales (redes sociales, mailing) a alumnos y egresados.

Cliente 2. Compañía productora de obras de teatro comerciales.

En este caso, los calendarios “escolares” no hacen sentido, pero sí otras fechas, como:

  • Día de las Madres, del Padre, de los Abuelos, del Niño, de la Familia, así como periodos vacacionales.
  • Calendario de fechas importantes en ese año en particular (¿Habrá elecciones federales o estatales? ¿Tocan Juegos Olímpicos o Mundial?)
  • ‘Counters’ del medio teatral: “Hoy se cumple medio siglo del estreno de X obra”; “Faltan 2 semanas para las 100 representaciones”.

En el primer caso, las celebraciones designadas servirán para ‘cazarlas’ con alguna promoción (“2×1 a todas las mamás”; “Niños entran gratis en su día…”).

En el caso del calendario con fechas que solo suceden ese año, es importante tenerlo en mente. Este 2018, por ejemplo, varias obras de teatro suspendieron funciones los días de los debates presidenciales, pero ofrecieron promociones el día de las elecciones federales en México a quien llegara con su dedo pintado tras acudir a votar.

¿Y si mi cliente no tiene taaaantos eventos importantes?

Una primera recomendación sería revisar los calendarios que acabamos de proponer: seguro de allí saldrán temas de interés. Quizás si mi cliente es una clínica de nutrición, puedo “colgarme” de un evento, como el Maratón de la CDMX, y hablar de la importancia de una buena alimentación conforme se acerca el evento y convertirme en un experto de referencia, con breves consejos (30 días antes… 10 días antes…)

Una segunda recomendación es generar agenda propia. Para ello, será necesario entrevistar a directivos, gerentes, clientes y proveedores, quienes nos proveerán de información valiosa. Si somos lo suficientemente hábiles, sabremos ‘cazarla’ con un evento o una fecha, lanzándola con el timing adecuado. Si no, bueno, existen agencias y expertos que nos ayudarán a conseguirlo.

¿Necesitas ayuda para armar tu estrategia de contenidos y generar tu propia agenda editorial? Consúltanos, podemos ayudarte. Síguenos en redes sociales (Ln/Tw/Fby en nuestro blog. 

Facebook Comments

Edgar Apanco

Author Edgar Apanco

More posts by Edgar Apanco