Adoras tu marca, quieres promover un producto o servicio determinado en tu target o difundir un proyecto a tus públicos de interés. Y quieres hacerlo echando mano del storytelling. Eso está muy bien, pero…

…Si quieres ser comunicacionalmente efectivo deberías evitar caer en uno o varios de “los siete pecados capitales” que frecuentemente cometen las áreas de marketing, comunicación y relaciones públicas llevadas por el afán de que el storytelling diga todo lo que queremos decir de la marca, producto o servicio.

Pecado capital #1

Presentar la marca como la estrella del show, reduciendo o eliminando la identificación de la audiencia con el protagonista.

No te dejes tentar por el narcisismo. La marca nunca debe ser la protagonista del relato, sino un personaje de soporte que ayude al verdadero protagonista a conseguir sus propósitos.

Recuerda que en las películas del 007 vemos a James Bond salvando al mundo al volante de su Aston Martin; no vemos al Aston Martin salvando al mundo piloteado por James Bond.

 

Pecado capital #2

Convertir a los personajes en muñecos de ventrílocuo, haciéndoles recitar todo lo que queremos decir de la marca.

Y es que los personajes de toda historia deben tener vida propia; hablar y actuar de acuerdo a su personalidad y a la acción dramática que mueve el relato.

La magia del storytelling consiste en crear personajes de carne y hueso con los que se identifique nuestra audiencia. No hay magia alguna cuando los personajes parecen de cartón, ni diversión posible cuando dicen o hacen todo lo que el departamento de marketing o comunicación quiere que digan o hagan, mandando al diablo la acción dramática.

Recuerda al Mago de Oz y deja vivir al hombre de hojalata; no le robes el corazón condenándolo a seguir el brief al pie de la letra.

Pecado capital #3

Insertar el product placement de manera forzada o desconectada del conflicto. Es decir, meter la marca en la historia con calzador o sin que venga al caso.

Toda historia implica una acción dramática, un conflicto que viven los personajes y que los transforma. La acción es la que engancha a la audiencia, que es lo que queremos, por lo que nada debe estorbarla o hacerle ruido. Por eso debemos ser especialmente cuidadosos al introducir la marca en el relato.

Más que insertarse, el product placement debe fundirse con la historia misma, formar parte de ella. Para lograrlo se necesita talento, sí, pero también la plena aceptación de que es la historia, y no la marca, la que manda.

Pecado capital #4

Presentar la marca como la varita mágica que todo lo puede (salvo que se trate de una historia de brujas o hadas o un “producto milagro”, tú decides).

Piénsatelo dos veces antes de contar una historia en la que tu marca, producto o servicio es increíble… No vaya a ser que la audiencia piense que lo verdaderamente increíble es tu mensaje de marketing. ¿O de verdad crees que una persona, por el solo hecho de aprender inglés, pasará de auxiliar a CEO en 30 lecciones?

Pecado capital #5

Aburrir a la audiencia por cumplir los objetivos de marketing o comunicación.

Anuncia, no cantinflees

De acuerdo, hay mucho que decir de tu marca y la presión es grande, pero si te regodeas o avorazas retacando la historia con todos los claims, beneficios, características y propiedades que se podrían decir de tu producto o servicio, acabarás por desgraciar la historia, haciéndola tan divertida como el discurso de un diputado.

Pecado capital #6

No tomar en cuenta las características del medio y el formato a utilizar.

¿Has oído aquello de “el medio es el mensaje”? Pues eso. El storytelling se lleva bien con casi todos los medios y formatos cuando se adapta a ellos, no al revés.

Y es que no es lo mismo un programa unitario de televisión de 30 minutos, que un spot de 30 segundos, una entrevista en radio de tres minutos, un reportaje de dos cuartillas para blog (un poco menos que la extensión de este artículo) o un post en Facebook.

Pecado capital #7

Cometer todos los pecados anteriores, condenándonos al infierno de la incomunicación.

Así que ya lo sabes, evita estos pecados capitales si no quieres que tu storytelling arda eternamente en las profundidades del averno.

Y tú ¿qué pecados agregarías? Si el tema te interesa, te dejo los enlaces a un puñado de artículos sobre storytelling que hemos publicado en nuestro blog. Y no te olvides de seguirnos en redes sociales (Ln/Tw/Fb). o de visitar nuestra página web.

Facebook Comments

Javier Mier

Author Javier Mier

Autor de varios libros, profesor universitario, periodista, guionista y estudiante permanente, ama contar y que le cuenten historias.

More posts by Javier Mier