Si algo buscamos es que las audiencias adoren nuestros contenidos. El primer paso es acercarnos al target para saber a quién rayos le estamos hablando.

¿Sabes a quién te diriges cuando creas un contenido de mercadotecnia? A una audiencia, por supuesto, pero ¿conoces sus problemas, gustos y necesidades? ¿Tienes idea de su lenguaje, sus modismos? ¿Puedes ponerte, aunque sea un momento, en sus zapatos?

Si tu intención es conectar con tu target para que establezca una relación con tu marca, la respuesta a estas preguntas debe ser un rotundo sí.

Y es que es imprescindible definir correctamente el público objetivo o target para construir la estrategia de mercadotecnia más adecuada y contribuir a solucionar la inquietud o problema específico que le llevó a interesarse por tu contenido.

¿Tienes una idea de la cantidad de información a la que se expone cada día tu público objetivo? ¿Por qué crees que decidirá leer tus contenidos sobre todos los demás y considerará establecer una relación a largo plazo con tu organización o producto? Esto dependerá de que tus contenidos sean interesantes y de que tu target perciba que tienes la capacidad de resolver su problema, cualquiera que este sea, como puede verse en este segmento de La vida es bella (1997):

10 ideas para tomar en cuenta

1. Tu principal objetivo al escribir un contenido de mercadotecnia es llegar a la audiencia correcta y mantenerla interesada. Y eso puede hacerse perfectamente mientras promueves una marca.

2. Sigue la estrategia planteada de antemano. No supongas que eso que estás escribiendo le interesará a tu target. ¡Tienes que estar seguro!

3. Centra tu contenido en la audiencia, no en ti. No sueñes ni por un momento que, por genial que sea tu contenido, encontrará por sí solo su público. Es exactamente al revés: primero debes saber bien qué necesita aquella persona a la que le hablas y después ponerte a escribir.

4. Haz que el contenido sea útil y práctico para la audiencia mediante temas cercanos, queridos e importantes para ella, pero no tengas miedo de ofrecer un ángulo diferente, como lo hizo el Dr. Jack McKee en la película The Doctor (1991):

5. El impacto del contenido es directamente proporcional a la cercanía percibida por la audiencia. Hazlo personal para que sienta que estás hablando de frente, en un ambiente relajado y cordial. Es el primer paso para generar engagement.

6. No pierdas de vista que el objetivo es informar, entretener, hablar con claridad: a la mayoría de las personas no le gustan los contenidos abiertamente vendedores. Para conectar de verdad con tu buyer persona, olvida un poco la primera palabra de este término y concéntrate en la segunda, en la persona.

7. No hay tal cosa como un contenido “unitalla” que le quede bien a todas las audiencias. No “tropicalices” ni adaptes sin ton ni son. A cada target le corresponde su contenido.

8. Optimiza las tácticas de SEO para que la audiencia no las sienta forzadas. Utiliza keywords, pero no conviertas a tu contenido en un largo telegrama sin sentido para lectores humanos.

9. La calidad triunfa sobre la cantidad, siempre. Más no significa necesariamente mejor; de hecho, a veces puede ser peor.

10. El conocimiento del target no termina nunca. Sigue investigando… y después, investiga más.

Conocer a las audiencias, acercarnos a ellas de una manera sincera, caminar un rato en sus zapatos para saber qué podemos ofrecerles hará que nuestros contenidos sean percibidos como útiles. Y, claro, esto facilitará el camino para alcanzar las metas de negocio planteadas.

¿Ya usas alguna de estas ideas en tu estrategia de contenidos? ¡Compártelo en los comentarios! Y no dejes de echar un vistazo a nuestro sitio y seguirnos en redes sociales (Ln / Tw/ Fb).

Facebook Comments

María Elena Noriega

Author María Elena Noriega

Comunicóloga, periodista y experta en temas de comunicación organizacional, escribe y canta a la menor provocación.

More posts by María Elena Noriega