Skip to main content

40 semanas fértiles para generar lealtad

Las parejas embarazadas (sobre todo las primerizas) están ávidas por encontrar información de valor, pero ¿qué tanto es tantito? ¡Cuidado con saturarlas de contenidos!

Hace un par de semanas me dediqué, junto con mi esposo, a hacer una mesa de regalos para mi próximo baby shower. La experiencia fue única, no solo por las risas nerviosas entre mi pareja y yo al darnos cuenta de la cantidad de cosas que supuestamente íbamos a necesitar, sino también por lo increíblemente abrumada que me sentí al verme invadida por una serie interminable de objetos que ni siquiera sé para qué sirven.

Este será mi primer bebé, obviamente, y la cantidad de información que he recibido en las 30 semanas que llevo de embarazo es abrumadora. BabyCenter, Huggies, Kleen Bebé, Avent, y prácticamente todas las marcas que tengan algo que ver con bebés cuentan ya con newsletters, blogs… Lo único que tienes que hacer es suscribirte, dar información personal básica y sobre tu embarazo para que, semana con semana, recibas información sobre lo que teóricamente te debería estar pasando en ese momento.

Y sí funciona. He recibido toneladas de información. Algunas han cumplido con su cometido: hacerme leal a ciertas marcas, como Avent; otras, han logrado que me sienta mucho más inexperta y poco preparada de lo que ya me sentía antes. (No está padre).

Content marketing para embarazadas

Patrick Tomasso en Unsplash

La pregunta es entonces ¿dónde está el límite? Si apenas nos encontramos en las etapas iniciales -sobre todo en México- del content marketing, ¿qué les espera a las mujeres que se embaracen en los próximos cinco o 10 años?

Sin duda, el content marketing para embarazadas es un área riquísima, tanto para las marcas, como para las futuras mamás. Todas necesitamos información, y no sólo eso, la ansiamos, pero llega un punto en el que es tanta la que recibimos que, en lugar de aclararnos el panorama al que nos estamos enfrentando, nos abruma, nos confunde. No sé si sea la única, pero de tanta información que he recibido hablando de síntomas, dietas, nutrición, cambios en el cuerpo, crecimiento de mi bebé, cosas que debería estar haciendo, información para mi pareja, etc., me he cuestionado si “debería” o no estar pasando por eso justo en la semana 28; si mi bebé debería estarse moviendo desde la semana 22; si no he sentido dolores pélvicos, ¿entonces está todo bien?

¿Cómo rayos vivían las futuras mamás antes de la era de la información? Sin duda, en una placentera ignorancia. Ojo, no digo que tener toda esta información sea malo, todo lo contrario, pero ¿realmente necesitamos saber ABSOLUTAMENTE todo lo que pasa en nuestro cuerpo y el de nuestro bebé? ¿Tenemos que tener hasta el más mínimo detalle de todo? Créanme, si siguiera al pie de la letra todas las recomendaciones que me llegan tendría que dedicar gran parte de mi día a hacerme de comer, hacer determinados ejercicios, hacer ciertas actividades con mi pareja… ¡Como mujer que trabaja, es imposible cumplir con todas las expectativas que los innumerables newsletters tienen de mí! ¿Seré entonces una buena madre? Damn…

La solución, a mi muy personal modo de ver, está en sí dar información de valor a las parejas embarazadas, pero todo dentro de un límite. Sin duda, los que van a ser padres son un target increíblemente atractivo para las marcas, pues están entusiasmados y dispuestos a gastar hasta lo que no tienen. Por eso mismo es importante que las marcas relacionadas con bebés se den a la tarea de crear una estrategia de content que aporte información de valor a los futuros padres, pero que no los abrume pues, a la larga, puede tener un efecto contrario al deseado.

 

BabyCenter es probablemente uno de los sitios de embarazo (en español) más visitados. Su boletín es útil, sin embargo, la información que aporta es prácticamente la misma que puede encontrarse en cualquier otra página o boletín. ¿Por qué no dar un valor agregado para la pareja primeriza como entrevistas con expertos o testimonios? http://espanol.babycenter.com/

Kleen Bebé, Huggies, Avent y todas las demás marcas deben tomar en cuenta que no son los únicos que “bombardean” a los futuros padres. Por ello, como mujer embarazada y persona que trabaja en generación de contenidos, doy estas humildes recomendaciones:

  • Proporcionar información diferenciada. No se trata solo de mandar toneladas de contenidos, sino de dar algo que realmente haga la diferencia. La futura mamá tiene la capacidad de meterse a internet y buscar “síntomas de la semana 28”, así que ¿para qué mandarle información que puede encontrar “a tiro de piedra” con teclear el request en Google?

Posible solución: realizar entrevistas a expertos que nos hablen sobre determinados síntomas y el por qué suceden. Incluir videos, audios y testimonios de mamás verdaderas.

  • Menos es más. Está bien mandar información semana con semana, pues la evolución del bebé se mide justamente de esa forma. Sin embargo, mandar un newsletter donde se incluye información hasta de qué papillas darle a tu hijo o no, es demasiado. ¡La mamá que está en la semana 28 no quiere saber de papillas! Al menos no por ahora…

Posible solución:atenerse a información útil para el momento por el que está pasando la pareja. Ya habrá tiempo (e interés) después para tocar otros temas.

  • Explotar diferentes herramientas: hasta el momento, toda la información que he recibido se limita a artículos de blog. Habiendo tantas posibilidades de presentación de información, ¿por qué limitarse a una o dos?

Posible solución: webinars, tests, transmisiones por Periscope, infografías… Son muchas las herramientas que pueden utilizarse para presentar información de manera novedosa y entretenida. ¿Por qué no hacer un webinar con un dermatólogo para hablar de las tan temidas estrías? O un test para saber si estás o no “hecha” para la lactancia, o quizá una infografía sobre qué pasa con tus huesos a lo largo de las 40 semanas de embarazo y por qué algunas mujeres padecen dolores pélvicos.

 

El sitio de Kleen Bebé aporta mucho más información para el cuidado del bebé que del embarazo. En la parte de la gestación (momento realmente oportuno para crear lealtad a una marca), la información que aporta puede catalogarse como “generalidades”. No le hablan a la mamá durante las 40 semanas que dura la espera, ya no digamos al padre, que brilla por su ausencia. http://www.kleenbebe.com/cosas-de-mama/embarazo

Sin duda, el mundo de las parejas embarazadas da mucha tela de donde cortar, pero las marcas deben considerar que no por tener un target dispuesto a devorar información y gastar dinero, deben mandar toneladas de información de manera indiscriminada. Lo importante es mandar la adecuada en el momento adecuado.

¿Has pasado ya por un embarazo y has consultado otros boletines o sitios de interés? ¿Qué carencias o enormes aciertos has encontrado a lo largo de tus 40 semanas de gestación? Compártelo con nosotros. ¡Síguenos en nuestras redes sociales!

Facebook Comments

Laura Mier

Author Laura Mier

Editora, creativa especialista en guionismo para televisión y adicta a las historias en todas sus presentaciones.

More posts by Laura Mier