“Lo mismo, pero más guarro”… o deliberadamente ofensivo… o más naco. Eso es el disfemismo. Y se usa más de lo que crees en la vida cotidiana… pero muy poco (afortunadamente) en content marketing.

A diferencia del eufemismo, que hace menos violento un término que puede ser ofensivo (y que vestimos de oropel para disfrazarlo), el disfemismo se afana en conseguir el efecto contrario: acorrientar, exhibir.

Continuando la serie de figuras retóricas que empezamos acá, con el eufemismo toca el turno a esta, la más “barrio” de todas ellas.

Nota: la última parte habla mucho de sexo (porque así es la naturaleza del disfemismo). No por ello es para mayores de 18 años, pero sobre advertencia no hay engaño.

Para la siguiente entrega de Enchúlame el texto, veremos otros recursos literarios que también pueden usarse en storytelling.

Facebook Comments

Edgar Apanco

Author Edgar Apanco

More posts by Edgar Apanco