Por: Melissa Gonzáles Alanís

Para dejar de odiar SEO, necesitamos un cambio de perspectiva.

Démosle sentido a nuestra misión. SEO, para muchos, no es lo que tenían en mente cuando decidieron ser periodistas. Esto no es noticia. Las personas creativas que eligieron valientemente dedicarse a escribir, no lo hicieron para amarrarse a las reglas del mundo digital. Mucho menos a las del emporio en el que se ha convertido Google.

Un escritor no forjó su camino para repetir una y otra vez una keyphrase que ni siquiera está seguro de que sea la apropiada, ni para pasar horas investigando cómo llegar a más gente, ni entender analytics, ni editar y volver a editar metadescripciones. Sin embargo, SEO es indispensable para todo aquel que escriba en medios digitales porque, si decide ignorarlo, sus escritos simplemente no serán relevantes para el principal buscador en internet y, si no son relevantes para Google, nadie leerá dichas creaciones literarias. Por lo mismo, creo que es importante crear un puente entre el disfrute que implica dedicarse a escribir y el engorroso pero necesario SEO.

 

 ¿Por qué la resistencia?

El crecimiento constante y desmedido de lo digital nos ha afectado a todos. Como resultado, vivimos añorando el pasado y a todos nos gusta lo vintage. En el caso del escritor, pasa lo mismo. Se llama resistencia al cambio: entre más cambian las tendencias y entre más inevitable se hace la modernización, más nos queremos instalar en lo que conocemos. Sin darnos cuenta de que abrir nuestra mente puede ser la perfecta solución.

Antes yo veía a SEO como la puerta a la cueva de la programación, las matemáticas y demás cosas horribles que aparte de intimidarme y paralizarme, me dan flojera. Aprender algo que simplemente no quieres aprender, por más que te pueda servir, impide que consideres que la relación costo-beneficio vale la pena. Si luchamos contra ese impulso y logramos quitar la resistencia, podremos darnos cuenta de que aprender algo nuevo nunca está de más.

Information

Entonces, ¿qué es SEO y por qué diablos es tan necesario?

Las siglas de Search Engine Optimization sirven para referirnos al conjunto de prácticas que harán que tu contenido suba en el ranking no pagado de la página de resultados de Google. O sea, que tu página o nota de blog salga hasta arriba cuando alguien hace una búsqueda en internet… ¿En qué lugar te salió esta notita cuando tecleaste “Introducción a SEO”?

Lo escuchamos en todos lados una y otra vez: “Hoy en día la comunicación es mucho más sencilla”. La verdad es que esa declaración es más engañosa que las dietas detox. ¿Por qué? Sí, aplica para las relaciones personales, para comunicarte con tu tía que vive en El Paso y por supuesto que facilita toda relación a distancia (si lo haces bien). Sin embargo, esto no es cierto para fanpages, blogs y mucho menos vendedores de productos y servicios.

Es imprescindible entender que ya no estás contra tu competencia nada más. Estás peleando la atención de un lector abrumado que trae smartwatch y smartphone, al que bombardean con todo tipo de notificaciones, monitores en el trabajo y por lo menos una red social activa 24/7. En menos de 10 años, la barra se alzó exponencialmente y ahora es mucho más complicado conseguir (y mantener) la atención de tus prospectos.

Sumemos a esto la creación masiva de datos que se suben a la nube a velocidades que ni siquiera podríamos dimensionar. Esto creó la necesidad de SEO. Existe tanta información disponible sobre un sinfín de temas que Google tuvo que organizar el contenido de su base de datos y establecer reglas para rankear la relevancia de ese contenido según las búsquedas de los usuarios. Esas reglas de esquematización de contenido son secreto comercial de Google, pero existe un buen punto de partida con aplicaciones que te ayudan a pulir detalles dentro de tu página.

¿Cómo cambiar la percepción?

Como millennial con problemas de validación, imagino estas reglas de SEO como las claves de formato que tengo que seguir para cumplir con lo que pidió ese maldito profesor baby boomer, quien me da pánico, pero del que quiero su aprobación. Claramente, no es la única opción. También podríamos verlo como el primer filtro que tu contenido tiene que pasar para publicarse. Y, la buena noticia es que este filtro está en constante remodelación, emulando las búsquedas humanas, lo que significa que cada vez es menos robot y más humano.

“SEO no tiene por qué ser la prisión donde llega a morir la creatividad de un escritor, ni la dieta aburrida que debe seguir religiosamente un blogger”

Dice Lu León, experta en SEO y querídisima colaboradora de la UNITEC, universidad que ha sido cliente de ICO por más de 10 años. “Yo lo comparo con la gramática. Vive en la médula de la lengua, con ella dotamos de capacidad comunicativa a nuestro contenido. ¿Puede ser molesta? Sí. ¿Puede ser un dolor de cabeza? También, pero no deja de ser fundamental”.  SEO son las meras reglas del juego y el juego es lo que siempre quisiste hacer: escribir.

SEO no tiene por qué ser tan intimidante. Si nos quitamos los lentes de la intolerancia, la verdad es que ni siquiera es tan complicado y, para ayudarte a llevártela tranquila, haremos una serie de notas dedicadas a desmenuzar todo lo que implica SEO y de la cual ya has leído la primera entrega.

Quiero agradecer la oportunidad de escribir en este blog colaborando con personas que he conocido, querido y admirado por años, junto con otros personajes que estoy empezando a conocer, querer y admirar. Me siento profundamente honrada y contenta.

Facebook Comments

Colaboraciones ICO

Author Colaboraciones ICO

More posts by Colaboraciones ICO