Skip to main content

JAVIER SOLÓRZANO

Cuando una micro o pequeña empresa (MiPyME) decide contratar los servicios de un asesor significa, en principio, que está abierto a invertir en conocimiento. Este paso no puede sino ponerlo más cerca del camino correcto. Por otro lado, significa riesgo, el riesgo de no dar con el asesor adecuado o, en el peor de los casos, toparse con alguien que no tenga la experiencia necesaria para guiarlo adecuadamente.

Tomar en cuenta estos puntos te ayudará a identificar el mejor asesor para tu empresa.

  • Cuidado con los todólogos. Antes de llamar a un consultor externo define bien el problema que quieres resolver. No es lo mismo buscar un asesor contable que un asesor de comunicación. Si alguien te dice que puede ayudarte a resolver cualquier problema de tu empresa en calidad de gurúde negocios, toma tus precauciones. Por lo general un buen asesor se especializa en un área de negocio y es rápido en reconocer que algunos temas no son su fuerte.

  • Infórmate. Conocer acerca del tema que quieres tratar te da herramientas para entenderte adecuadamente con el asesor y comunicarle con certeza tus necesidades. También te permite saber si el asesor domina bien el tema.

  • Pide referencias. Trata a un asesor como si fueras a contratarlo de planta. No tengas miedo ni pena de preguntarle dónde ha trabajado, qué experiencia tiene, cómo comenzó, qué estudios tiene y si tiene una capacitación contínua o cómo se sigue preparando. Si viene al caso pide que te muestre ejemplos de trabajo real. Tomando como caso hipotético la realización de una página web, su portafolio te dejará saber si su estilo y alcance es lo que buscas. Llama a los clientes con los que ha trabajado y pídeles que te platiquen de su experiencia trabajando con él o ella.

  • Cuida que no subarrende servicios. A menos que consideres que es lo adecuado, asegúrate de que sea el mismo asesor quien te atienda en todo momento. Si el asesor se vende de manera personal pero durante la entrevista te menciona que trabaja con algún “socio” que lo apoya desde casa o en el seguimiento de las cosas, toma tus precauciones.

  • No confundas la amigabilidad con el profesionalismo. Parte del trabajo de un asesor independiente es ser encantador, no dejes que eso nuble tu juicio a la hora de decidir si sí quieres trabajar con él o no.

  • Investiga su trayectoria. Pregúntale si tiene página web, qué estudios tiene y checa si es congruente con la experiencia que te cuenta.

  • Conoce los precios del mercado. Saber cuánto cobran otros asesores por un trabajo similar evitará que te tomen el pelo o que contrates a alguien que no sepa calcular bien sus costos y después salga con que tiene que ser más de lo pactado. Existen muchos foros de emprendedores en donde puedes preguntar libremente, muchos de ellos te ayudarán con gusto.

  • Compara. Entrevista al menos a tres asesores y desarrolla el caso de la misma forma, eso te ayudará a saber cuál de todos dimensiona mejor el problema.

  • Empatía. Que un asesor sea realmente bueno no servirá de mucho si no se llevan bien, al contrario, puede convertir la búsqueda de una solución en una verdadera pesadilla. Un buen asesor suele ceñirse a lo profesional y a dejar de lado las cuestiones personales.

Toma el tiempo necesario para elegir bien, no te apresures. Contratar un asesor es síntoma de querer mejorar y estar dispuesto a invertir en hacerlo. Logra que esa inversión traiga lo mejor para tu equipo y tu empresa.

Y no te olvides se seguirnos en FacebookTwitter y LinkedIn para encontrar más consejos que enriquecen tu estrategia de marca. Visita nuestra página para más información sobre los servicio de ICO.

Facebook Comments

Colaboraciones ICO

Author Colaboraciones ICO

More posts by Colaboraciones ICO