Skip to main content

Los LLM tienen sus grandes atractivos… pero también tienen sus “sin embargos”. El ensayo y error de periodistas, creadores de contenido y profesores está descubriendo cuándo debemos capitalizar las capacidades de estos instrumentos, hasta dónde y cómo.

Los fanáticos sueñan y afirman que los LLM son la respuesta a todas sus plegarias.

Ya no harán falta creadores de contenidos, periodistas, copies, especialistas en marketing, novelistas, dramaturgos y guionistas de cine… ¡Cuántos ahorros! ¡Ahora todo será más barato! Esta creencia florece sobre todo entre quienes no son escritores ni tienen una larga experiencia profesional realizando sus tareas.

Ahora podrán igualarse escritores y no escritores, novelistas y aficionados, guionistas y meros entusiastas del cine. Escribir novelas, obras de teatro, grandes reportajes de análisis, contenidos originales que distingan escritores, marcas y estrategias, son habilidades al alcance de cualquiera… tan sólo con la mediación de las herramientas adecuadas. ¡El genio y la experiencia humana han caído en desuso! ¡Qué maravilla!

Es más, los periodistas de banqueta podrán ahora escalar posiciones para convertirse en firmas prestigiadas, hacer grandes reportajes, editoriales, trabajos de investigación dignos de premios.

Muy importante: si su fuerte nunca ha sido la sintaxis y la gramática, pueden estar tranquilos. Esas minucias han dejado de importar. Definitivamente, los profesionales experimentados están démodé. Ahora, sin importar trayectorias, tu LLM de cabecera escribirá y pensará por ti.

No estamos exagerando. Hay miles de artículos que pintan panoramas semejantes. Quién no ha leído o escuchado en estos días…

  • Que los novelistas están en vías de extinción.
  • Que en adelante cualquiera podrá llenar las ocho columnas o el espacio para reportajes de fondo de periódicos como el New York Times.
  • Que hasta los Al Pacino del mundo serán sustituidos por histriones generados por IA (recordemos la huelga de actores en 2023).

Hasta ahora –afortunados que somos– nada de eso ha sucedido todavía.

SÍ, los LLM pueden ser muy atractivos …pero también tienen sus “sin embargos”.

Lo que la Inteligencia Artificial sí que ha traído consigo son instrumentos y herramientas utilísimos para acelerar el trabajo y facilitarnos la vida.

Es en ese contexto que hay que conocer algunas de las funciones que hacen recomendable y eficaz el uso de los LLM. También hay que destacar esas áreas donde su uso podría no ser del todo recomendable. La investigación no es nuestra; preferimos apoyarnos en lo que ya señalan periodistas, maestros y profesionales que han experimentado con los Modelos Extensos de Lenguaje.

Los LLM, como ChatGPT-4, son buenos y eficientes para resumir historias de manera interesante y atractiva, ahorrando tiempos de lectura a veces innecesarios.

Sin embargo, pueden pasar por alto matices fácticos en las historias, o asuntos de interés para el tipo de investigación que se está realizando. Desde el punto de vista del usuario, esto afecta la precisión del resumen. Por eso, quienes los han usado con esta intención recomiendan una revisión humana para garantizar que el contenido resultante sea realmente útil.

Aquí la gran pregunta es si el resumen que arroja un LLM capta la relevancia periodística en el contenido de un documento. “Aún queda mucho por investigar sobre cómo hacer que el chat sea sensible a los factores correctos en un resumen”. Así lo apunta Nick Diakopoulos, profesor de estudios de comunicación y ciencias de cómputo de la Universidad Northwestern, donde dirige el Laboratorio de Periodismo Computacional.

De hecho, cuando solicitas que ChatGPT te entregue un resumen, el resultado suele ser satisfactorio, pero, en más de una ocasión, contiene repeticiones. Por eso, siempre es necesaria la revisión de un editor. Este profesional ajustará tonos, ritmos, repeticiones y estilos de acuerdo con el propósito y el medio que albergará el contenido.

Los LLM son buenos para reempaquetar contenidos existentes, trasladar la información a distintos formatos o crear contenidos para redes sociales. Por ejemplo, para transformar una nota de blog en varios post de Facebook, una serie de Google Ads, etc.

Sin embargo, quienes lo han probado no recomiendan establecer una dependencia total si la meta es escribir historias originales. Especialmente cuando éstas deben estar alineadas con los objetivos de una marca, producto o empresa. Generar contenido para redes sociales y programar publicaciones optimizadas exige encontrar tonos congruentes con la personalidad de cada organización o marca. Sólo así podrá lograrse que tengan la resonancia que esperamos entre audiencias específicas.

Por eso, Diakopoulos no recomienda necesariamente intentar automatizar la tarea con la IA generativa (IAG). Es esencial que los seres humanos continúen aportando su perspectiva y voz editorial únicas. También necesitamos de su capacidad para verificar la precisión del resultado antes de su publicación.

En la misma línea, y aunque los LLM pueden ser útiles para generar contenido para redes sociales, no se recomienda automatizar totalmente esta tarea. Otra vez, es esencial que haya profesionales involucrados. Ellos garantizarán que el tono y estilo estén alineados con una línea editorial o con la voz de la marca.

Los LLM son una buena herramienta para hacer contenidos personalizados para audiencias específicas.

Sin embargo, siempre es importante tener en cuenta la posible pérdida del toque humano para mantener la precisión y relevancia del contenido generado.

Los LLM están siendo útiles para la generación de contenido en publicaciones pequeñas. Esto incluye extractos o llamadas dentro de los artículos y resúmenes de noticias. También se utilizan en boletines y publicaciones locales que, al automatizar ciertas secciones, abren tiempos para crear contenidos más personalizados para sus lectores.

Sin embargo, esas secciones automatizadas siempre necesitan –al menos por ahora– una revisión para garantizar su precisión, relevancia, confiabilidad y atención a cuestiones éticas.

Los LLM son útiles en la redacción automatizada de obituarios a partir de datos estructurados.

Sin embargo, su uso no ahorra tiempos significativos cuando se trata de obituarios que requieren investigar y seleccionar datos biográficos relevantes. Entonces, suele ser mejor contar con un editor humano.

Los LLM son útiles para sugerir variaciones en cabezas y titulares de notas de blog o reportajes, para realizar pruebas A/B, etc.

Sin embargo, aquí también se sugiere una revisión humana que vele por la efectividad, relevancia y pertinencia de los títulos generados.

Los LLM son el mejor aliado contra la “página en blanco”. Ese no saber cómo empezar que escritores , creadores de contenido y periodistas enfrentan cada día.

Sin embargo, siempre es recomendable utilizarlos sólo como acelerador efectivo y asistente creativo, no como un reemplazo de la creatividad e imaginación humanas.

Los LLM son lo indicado cuando se trata de realizar tareas repetitivas. No sólo porque liberan el tiempo del escritor para ocuparse de asuntos más interesantes. También porque constituyen un trabajo rutinario que casi siempre exige poca originalidad.

Sin embargo, aquello que la IAG regurgita siempre necesitará de un vistazo para garantizar la precisión y relevancia del contenido generado automáticamente.

Si, por ejemplo, has usado ChatGPT para acelerar tu trabajo, seguramente has detectado que los textos que arroja suelen ser repetitivos. Tras una enumeración, no falla casi nunca un párrafo final que ofrece una “amable” síntesis de lo dicho arriba. Si no hay ojo humano que detecte eso, lo que entregarás es un texto redundante, “guango” y –eso– repetitivo. No dudes de que tu editor o cliente te lo harán notar. Y, por favor, no le eches la culpa a tu LLM.

Facebook Comments

Dolores Carbonell

Author Dolores Carbonell

More posts by Dolores Carbonell