Nunca es tarde para saber que existen opciones de gráficas mucho más útiles y agradables que las horribles tipo pastel.

Nadie nos enseña a manejar la cantidad apabullante de datos que hoy tenemos. Tampoco a generar historias con ellos. Las más de las veces, abrimos Excel, hacemos una gráfica y cometemos errores básicos como el 3D innecesario, pasteles por aquí y por allá, colores que no dicen nada y gráficos que no se entienden por sí mismos.

En esta entrega de “Números e historias: el storytelling en los gráficos”, (cuyo punto de partida es el libro Storytelling with Data, de Cole Nussbaumer Knaflic) avanzaremos a seleccionar el gráfico adecuado. Para ello, presento gráficas reales que utilicé en los reportes semanales de taquilla y para los informes anuales de taquilla que preparé para Cine PREMIERE.

Adiós a los ‘pays’

Recordemos: para que una gráfica pueda contar una historia, debe:

  1. Evitar mostrar lo robusto de nuestro análisis. ¡Para eso somos expositores!
  2. Evitar el 3D, pues distorsiona proporciones.
  3. Ser de cualquier tipo, excepto un “pay” (bueno, pie o pastel). ¿Y qué hago entonces? ¡Ah! Puedes usar tablas, mapas de calor, gráficas de fiebre o de barras (horizontales, verticales), Diagramas de Venn (sí, a los que nunca les viste una utilidad en la prepa), numeralias simples, scatterplots y slopegraphs (para las cuales aún no se me ocurre una traducción adecuada).

En su libro, Nussbaumer indica que tiene bien documentado por qué los pays (y, en consecuencia, las “gráficas de dona”) deben evitarse como a la chikungunya:

Punto número uno

Dificultan la lectura correcta de proporciones (y más si están en 3D). En ocasiones, un 5% luce más grande que un 15% porque el 5% está, en perspectiva, “más cerca” de nosotros).

Punto número dos

Incluso cuando se quita el 3D, los errores de interpretación permanecen. El ojo humano no es precisamente bueno dando valores cuantitativos en dos dimensiones. Dicho de otra forma: los pays son difíciles de leer. Cuando dos segmentos son parecidos en dimensiones, es difícil decidir cuál es más grande.

¿Qué se puede hacer? Bueno, una linda gráfica de barras o una de área. Dicho lo anterior, hoy avanzaremos con opciones distintas al “pay”, y una está dedicada en particular a quienes los aman (yo era adicto a ellos). En cualquier caso, la recomendación básica es hacer un boceto en post-its (pues permiten reordenar fácilmente información) para saber qué historia contarás.

Numeralia simple

A veces creemos que por el hecho de tener dos cantidades es necesario hacer una gráfica, pero no es así: la gráfica solo estorba. Cuando tienes una o dos cifras por comunicar, el consejo es simple: úsalas directamente.

Piensa, por ejemplo, en presentarlas tan prominentes como sea posible, con unas cuantas palabras de apoyo para clarificar qué quieres decir. No tengas miedo al “no se va a entender”. Deja que los números hablen. Ahora, si tienes más números por comunicar… entonces usa una gráfica.

Ejemplo aplicado. En el Informe anual de recaudación taquillera paraCine Premiere utilicé una numeralia para hablar de los ingresos de Coco vs. los números del Cine Mexicano. En este caso, si ven con detenimiento, hay dos detalles:

  1. Además de las cantidades y del símbolo “mayor que”, las imágenes son de distinto tamaño (la de Coco es más grande)
  2. En toda gráfica siempre deben existir fuentes consultadas.

Tablas

Las tablas interactúan con nuestro código verbal, es decir, “las leemos” entre columnas y filas, y comparamos valores. Pero ojo: en presentaciones, las tablas deben ser MUY cortas (máximo 20 celdas) y sin fondos que distraigan, esto es, sin bordes externos pesados y mejor aún, sin bordes internos. Recuerda: los bordes deben ayudar a hacerlas más legibles.

Ejemplo aplicado. En los análisis de taquilla global (semana 49) para Cine PREMIERE, semana a semana utilizo dos tablas para las recaudaciones de las películas en cartelera: una global y otra para Estados Unidos y Canadá. En este caso, no hay nada más práctico que una tabla. Los números van en forma descendente y es fácil ubicar la película de nuestro interés.

Gráfica de área

Si te resistes a jubilar a los pays porque dan la idea de que “las cantidades forman parte de un todo”, existe una opción de salida: la gráfica de área. Sus ventajas:

  1. Aquí los valores se leen con mayor facilidad. No tenemos que andar calculando ángulos ni áreas como en un pastel. Las áreas vienen digeridas.
  2. No todo lo debemos convertir a que sume 100%.

Ejemplo aplicado. En el Informe anual de recaudación taquillera enMéxico hablé sobre cuántos boletos de cine se vendieron en 2017 en el país. Aquí hago evidente que cada cuadrito equivale a 10 millones de boletos (los más ociosos los contarán). Coloreo en particular dos cosas:

  1. Los boletos vendidos por Disney, el distribuidor campeón de este año, con énfasis en Coco, el mayor éxito del año.
  2. Los boletos vendidos por el Cine Mexicano. (Ouch).

Bonus: los títulos de estas gráficas juegan con nombres de películas mexicanas recientes. Este detalle no le hace sentido a todo mundo, pero sí a los lectores frecuentes de Cine Premiere. Seg-men-ta-ción, se llama.

Gráfica de líneas

En el medio editorial les llamamos “de fiebre”, y su uso es claro: se emplean para datos continuos (días, meses, trimestres, años, décadas…), pues un dato está conectado con el otro. Sus ventajas:

  1. Se pueden mostrar varias series de datos a la vez.
  2. Sirven para presentar datos históricos, estimados (forecast) y rangos.

Quizás sea una obviedad, pero en estas gráficas es importante que los intervalos sean consistentes (1970, 1980, 1990, 2000, 2010, 2020…) y que, por tanto, la distancia entre puntos sea idéntica.

Ejemplo aplicado. En el Informe anual de recaudación taquillera en México hablé sobre cuántos boletos ha vendido el Cine Mexicano en los últimos nueve años.

Aquí vale la pena puntualizar un aspecto muy importante del uso de gráficas: todas deben tener título, sumario y detalles (pues estamos contando una historia). En el ejemplo anterior, dichos detalles son los globos de texto en los años de mayor recaudación, los cuales hacen sentido al target del informe (cinéfilos que semana a semana revisan reportes de taquilla).

En la próxima entrega hablaremos de más gráficas: scatterplots, slopegraph, barras, Diagramas de Venn y mapas de calor. Sí: hay un mundo más allá del pay (y hay harto Cine Mexicano que ver, digo, aprovechando el comercial).

¿Quieres saber más sobre comunicación y mercadotecnia de contenidos? Síguenos en redes sociales (Ln/Tw/Fb) y échale un ojo a nuestra página web.

Fuente: Nussbaumer, Knaflic, Cole. Storytelling with Data: A Data Visualization Guide for Business Professionals, John Wiley & Sons, Incorporated, 2015. ProQuest Ebook Central.

EDGAR APANCO

Facebook Comments

Edgar Apanco

Author Edgar Apanco

More posts by Edgar Apanco