Las parejas con hijos pequeños están ansiosas por información pues, como dice la sabiduría popular, “nadie nace sabiendo ser padre”.

Mi bebé nació el 11 de septiembre del año pasado, así que tiene ahora ya ocho meses de edad y créanme, ¡lo agradezco! Los primeros tres meses del bebé son, como diría mi madre “debajo del agua”, y es que entre el cansancio, la ignorancia y el miedo a que le pase algo, la fortaleza de los padres realmente se pone a prueba.

Durante el primer año de vida de nuestros hijos hay muchos conceptos que “acechan” si eres de los que gusta de leer blogs y newsletters. Algunos son atemorizantes (muerte de cuna, broncoaspiración, autismo, vómitos, fiebre), y otros, brillantes (gateo, sus primeras papillas, sus primeras palabras, estimulación temprana). La información brota a borbotones y los nuevos padres tienen la misión de saber “discriminar” la información que realmente necesitan y hasta dónde admitir el bombardeo informativo. Nuevos temas vienen a tomar el lugar de los artículos relacionados con la gestación, tales como estimulación temprana, alimentación, vacunas, el sueño del bebé, chupón o no chupón, etc.

Calidad vale más que cantidad, y los nuevos padres reciben mucho más en cantidad que en calidad. A las marcas relacionadas con bebés (KleenBebé, Pampers, Avent, etc.), se le suman todas las relacionadas con niños (Fisher Price, Mattel, Catimini, Baby Creysi, etc.), y, si eres como yo y sigues en redes sociales a por lo menos cinco de estas marcas, recibirás toneladas de información referente no solo a sus productos, sino también al cuidado de tu bebé, actividades para estimularlo, posibles padecimientos, alimentación, etc.

El content marketing encuentra en los nuevos padres un caldo de cultivo como pocos: parejas ansiosas por información dispuestas a gastar hasta lo que no tienen. Por eso, las marcas deben aplicar ahí dos reglas de oro:

1. Proporcionar información diferenciada. No se trata solo de mandar toneladas de contenidos, sino de dar algo que realmente haga la diferencia. Los nuevos padres tienen la capacidad de meterse a internet y buscar “¿qué hago si mi bebé tiene fiebre?”, así que ¿para qué mandarle información que puede encontrar “a tiro de piedra” con teclear el request en Google?

Posible solución: realizar entrevistas a expertos que nos hablen sobre determinados síntomas y por qué suceden. Incluir videos, audios y testimonios de mamás y papás reales.

BabyCenter es probablemente uno de los sitios de embarazo y cuidado del bebé (en español) más visitados. Su newsletter es útil, sin embargo, la información que aporta es prácticamente la misma que puede encontrarse en cualquier otra página o newsletter. ¿Por qué no dar un valor agregado para la pareja primeriza como entrevistas con expertos o testimonios?

2. Explotar diferentes herramientas: hasta el momento, toda la información que he recibido se limita a artículos de blog. Habiendo tantas posibilidades de presentación de información, ¿por qué limitarse a una o dos?

Posible solución: webinars, tests, transmisiones por Periscope, infografías… Son muchas las herramientas que pueden utilizarse para presentar información de manera novedosa y entretenida. ¿Por qué no hacer un webinar con un dermatólogo para hablar de las principales afecciones de la piel en un bebé? O un test para saber si estás o no “hecha” para la lactancia? O quizá una infografía sobre qué pasa con tus huesos a lo largo de las 40 semanas de embarazo y por qué algunas mujeres padecen dolores pélvicos?

El sitio de Kleen Bebé aporta mucho más información para el cuidado del bebé que del embarazo. En la parte de la gestación (momento realmente oportuno para crear lealtad a una marca), la información que aporta puede catalogarse como “generalidades”. No le hablan a la mamá durante las 40 semanas que dura la espera, ya no digamos al padre, que brilla por su ausencia.

Sin duda, el mundo de las parejas embarazadas y de los padres primerizos da mucha tela de donde cortar, pero las marcas deben considerar que no por tener un target dispuesto a devorar información y gastar dinero, deben mandar toneladas de información de manera indiscriminada. Lo importante es enviar la adecuada en el momento preciso.

¿Han consultado otros boletines o sitios de interés? ¿Qué carencias o enormes aciertos han encontrado a lo largo de sus primeros años como papás?

Compártelo con nosotros en la sección de comentarios y no te olvides de echarle un ojo a nuestro sitio y seguirnos en redes sociales (Ln / Tw/ Fb).

Facebook Comments

Laura Mier

Author Laura Mier

Editora, creativa especialista en guionismo para televisión y adicta a las historias en todas sus presentaciones.

More posts by Laura Mier