Si las audiencias ya identifican y evaden los anuncios o menciones comerciales, la esperanza de las marcas podría ser un product placement más inteligente. La tarea no será fácil.

Sin embargo, no todas las prácticas de product placement son tan ofensivas. De hecho, hay muchas que están hechas con tal talento que logran que el mensaje permee a las audiencias prácticamente sin ser detectado o siendo detectado de forma tan transparente que no molesta.

Antes de ver algunos ejemplos, consideremos los diferentes niveles de product placement:

1. Producto/servicio integrado en el fondo

2. Producto/servicio utilizado por algún personaje

3. Producto/servicio como parte de la historia

¿Cuál es mejor? La respuesta no es absoluta, pues dependerá del producto/servicio y de la historia que se esté contando. Lo que sí es un hecho es que esas escenas de personajes hablando de los beneficios de un producto no funcionan y enojan a la audiencia.

Ejemplos a seguir

Durante las 10 temporadas de la famosa serie Friends hubo muchos product placement tipo 1 y nunca se sintieron forzados, pues el producto per sé pertenecía al ambiente: refrescos, cereales, frituras, dulces, marcas de ropa, marcas de comida rápida, etc.

 

En cuanto al product placement tipo 2, pongamos también un ejemplo de Friends. En este episodio Rachel utiliza una sudadera Adidas haciendo una actividad que lo amerita: correr. Nunca habla de los beneficios de la tela o de lo aerodinámico del diseño, es suficiente con presentar que Rachel opta por esa marca para salir a hacer actividad física.

 

Podemos observar también tres grandes ejemplos de placement tipo 3:

Ejemplo 1: ¿recuerdas la telenovela Hasta que el dinero nos separePara refrescar tu memoria, los protagonistas eran Itatí Cantoral y Pedro Fernández. La historia se desarrollaba principalmente en una agencia automotriz (Ford), pues los personajes trabajaban ahí, de tal forma que incluso hablar de las características de los autos se volvía parte natural de los diálogos de los personajes. Además, la marca estuvo presente durante todos los capítulos.

Ejemplo 2: en el año 2000 se estrenó la película Náufrago, con Tom Hanks. El actor interpretaba a un empleado de FedEx que termina varado en una isla desierta por años. Durante su estancia también podemos ver a Wilson, la marca deportiva, como parte de la historia, pues un balón se convierte en el amigo inseparable del náufrago.

Ejemplo 3: la barra de programas unitarios de TV Azteca incluye Lo que callamos las mujeresprograma que narra diferentes historias dramáticas que incluyen, por supuesto, a mujeres como las protagonistas. En dicho programa la UNITEC (Universidad Tecnológica de México) -quien ha sido cliente de ICO por más de 10 años- ha aparecido como parte del argumento dramático en diversas historias de jóvenes que quieren estudiar y obtener un título universitario.

En los capítulos en que ha formado parte, la UNITEC se menciona únicamente hasta el tercer acto y se cuida mucho el no incluirla a modo de anuncio, sino que aparezca únicamente proporcionando la información lógica de acuerdo con el argumento dramático.

El cuarto nivel

Me gustaría hablar también de un “cuarto nivel” de product placement al que nombraré “burdo”. Este es el tipo que NUNCA debe utilizarse y que ha sido tan recurrente en las telenovelas. Las principales características de este tipo de emplazamiento de producto son:

  • La escena tiene un solo propósito: hablar exhaustivamente de las características del producto. Es decir, si se quitara, no afectaría en nada a la historia, de hecho, la mejoraría. No cuenta con ninguna arista dramática y su único objetivo es vender el producto que está pagando la mención.
  • Generalmente la hacen los personajes “satélite”, nunca los personajes principales.
  • El producto se “coloca” totalmente a cámara, la toma no es incidental, sino todo lo contrario.

Entonces, y para responder a la pregunta que le da título a esta entrada de blog, ¿el product placement es bueno o es malo? La respuesta: si está bien hecho, puede ser muy efectivo y nada ofensivo. Si está mal hecho puede ocasionar que la audiencia se sienta defraudada y traicionada.

¿Conoces otros casos de product placement que valdría la pena tomar como ejemplo tanto de buena o de mala práctica? Compártelo con nosotros. ¡Síguenos en redes sociales (Ln/Tw/Fb) y échale un ojo a nuestra página web!

Facebook Comments

Laura Mier

Author Laura Mier

Editora, creativa especialista en guionismo para televisión y adicta a las historias en todas sus presentaciones.

More posts by Laura Mier