Skip to main content

Hace algunas semanas compartí un texto en mi cuenta personal de Facebook, a propósito de la marcha organizada por el Frente Nacional por la Familia (la primera, la del 10 de septiembre).

El texto arrancaba así:

“Dice –y dice bien– Fernando Savater que todas las personas son respetables. Pero no necesariamente todas sus ideas”.

Luego pasaba a mencionar tres textos (cada uno con un dato destacado) que me parecían lecturas obligatorias. Reproduzco dos de ellos:

1) Casi 40% de las familias en México son monoparentales, ampliadas, diversas o sin parentezco. Negar el mismo estatus legal a las familias “no tradicionales” (en específico, las homoparentales) envía el mensaje de que valen menos.

2) La evidencia científica es abrumadora: no existen diferencias significativas en autoestima, rendimiento escolar o patología mental en hijos que crecen en hogares homoparentales

Como último punto, decía en esa publicación:

“En el Frente Nacional por la Familia se quejan de una “guerra sucia” porque su campaña fue tergiversada. Y sí: muchas de sus imágenes fueron manipuladas. Pero decir verdades a medias, no proporcionar fuentes de los estudios que –dicen– los respaldan y utilizar una y otra vez la falacia de la pendiente resbaladiza (el tema es fácil de encontrar en internet) eso sí es jugar sucio”.

Hoy quisiera detenerme en este punto, el de la Falacia de la Pendiente Resbaladiza. Lo haré porque es imperdonable el uso de redes sociales de una marca, institución o asociación que pretenda ondear el estandarte de la verdad.

La falacia

Una falacia -empecemos por allí- es un fallo o debilidad en la argumentación. En este caso, la falacia de la pendiente resbaladiza (FPR) parte de una cadena argumental de este tipo: “Si P, entonces Q, entonces R, entonces S, entonces T…”

Hasta aquí todo bien. Pero a diferencia de una cadena argumental sólida, esta falacia no se construye sobre relaciones causales y plausibles (que se van confirmando paso a paso). La FPR parte de un comienzo en apariencia inofensivo y toda la atención se centra en los remotos resultados indeseables.

En la cadena “Si P, entonces Q, entonces R, entonces S, entonces T…” la argumentación es válida cuando las premisas son UN HECHO.

Esa misma cadena se convierte en falacia cuando las premisas NO SON UN HECHO y se dan por ciertos eventos intermedios que no son seguros y a veces ni siquiera probables. De esta forma, la cadena de inferencias culmina con un final tenebroso, donde salen a aflorar nuestros temores.

Para muestra, tenemos un ejemplo:

La propuesta de reforma para el Artículo 4 Constitucional establece el derecho de las personas mayores de 18 años a contraer matrimonio, así como la protección de dicho derecho, que no podrá ser restringido por origen étnico o nacional, género, discapacidades, condición social, condiciones de salud, religión, preferencias sexuales o cualquier otra que atente contra la dignidad humana.

Ahora tenemos esta imagen:

…donde el argumento de la pendiente resbaladiza se cumple de la siguiente forma:

Matrimonio es la unión entre varón y mujer (mamá y papá) >> Matrimonio (mamá y papá) + hijos conforman a la familia natural >> Modificar el término “familia” (redefinirla, pues) debilita a la familia natural >> Debilitar a la familia natural lleva a la pérdida de derechos >> A los padres les quitarán el derecho de educar a sus hijos.

  • ¿Qué consigue la falacia? Infundir temor: se meterán con nuestros hijos.
  • ¿En qué eslabón es débil la premisa? En particular, en el tercero. Modificar el término “familia” no quita derechos a la familia natural.

Por cierto: la propuesta del Ejecutivo redefine al matrimonio como “la unión libre de dos personas mayores de edad con la intención de una vida en común, procurándose ayuda mutua, solidaridad, respeto e igualdad”.

En lo personal, no veo donde está el problema.

Al final, da lo mismo si se trata de una marca que vende un producto u ofrece un servicio, o de una asociación que busca la difusión o el apoyo a su causa. Siempre, bajo cualquier circunstancia, se deben ofrecer mensajes verídicos, libres de falacias que lleven hasta las últimas (e irreales) consecuencias.

Fuentes:

*Imagen tomada de la cuenta de Twitter del Frente Nacional por la Familia

Artículo 4. (s.f). Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

Propuesta de iniciativas para modificar la Constitución y el Código Civil para que se reconozcan los matrimonios igualitarios (mayo de 2016). Presidencia de la República. Recuperado de: https://www.gob.mx/cms/uploads/attachment/file/92616/Sharp_reforma_cjef.gob.mx_20160517_164352.compressed.pdf

García Damborenea, R. (2016). Falacia de la pendiente resbaladiza o del dominó. Diccionario de Falacias. Recuperado de: http://perso.wanadoo.es/usoderazonweb/html/conten/arca/listado/pend.htm

Facebook Comments

Edgar Apanco

Author Edgar Apanco

More posts by Edgar Apanco